Blockchain en alimentación, más allá del intercambio monetario

Una vez más, la tecnología nos acerca un futuro utópico
April 2018

Una vez más, la tecnología nos acerca un futuro utópico. El blockchain, con sus bloques de información encriptados, encadenados y multidistribuidos en la red, promete
transacciones fiables e información invariable y accesible sobre todo aquello a lo que se aplica. La tecnología, que naciera para crear una moneda digital, está llegando ya a casi cualquier proceso en el que intervienen distintos intermediarios y no sólo para la realización de compra/ventas y pagos. Dos ejemplos radicalmente opuestos de su uso serían, por ejemplo, las iniciativas de algunas ongs para controlar la cadena que suministra las ayudas humanitarias a los refugiados o la creación de la primera ciudad con un gobierno basado en blockchain en Dubai.

Acercándonos a las aplicaciones de este sistema a la industria de la alimentación, encontramos distintas utilidades que benefician a empresas, suministradores, trabajadores y consumidores en tres aspectos: trazabilidad de los productos, gestión financiera y recursos humanos.

La posibilidad de disponer del historial completo de la trazabilidad de los productos se manifiesta en tres beneficios:

Transparencia

Ya sea mediante códigos impresos o microchips implantados en los animales en las granjas, algunas empresas permiten a sus clientes conocer los detalles de la producción
del alimento que va a consumir, aumentando así la confianza del consumidor en el producto y en la marca. La americana HoneysuckleWhite, en su última campaña del Día de Acción de Gracias, incluyó en sus pavos un código de barras con el que sus compradores podían conocer en qué granja y condiciones se había criado el pavo que estaban comiendo.

Origen de la materia prima

Cuando se trata de la producción de café, uno de los fantasmas que rodean a las principales marcas es la garantía del producto en el origen. Por esa razón, Starbucks ha puesto en marcha un piloto con blockchain, que le permitirá conocer a los miles de pequeños proveedores locales con los que trabaja en Costa Rica, Colombia y Ruanda y mantener con ellos políticas de sostenibilidad que mejoren su condiciones laborales y económicas.

Seguridad de los alimentos

Según IBM, una de las grandes compañías tecnológicas que está acercando solucionesblockchain a las empresas, la contaminación en los alimentos y la transmisión de enfermedades supone para las compañías del sector un elevado coste, tanto en la localización y retirada del producto, como en su imagen. Sin embargo, la trazabilidad fiable de la cadena de suministro facilita a los agentes autorizados el acceso a la información y la localización rápida y segura de los alimentos contaminados.

El origen de blockchain para las transacciones económicas seguras se observa en dos direcciones:

Agilidad en los pagos a los proveedores

Las transacciones entre productores y agricultores pueden necesitar de varias semanas para su liquidación. Sin embargo, hay empresas como la australiana Full Profile, que mediante una red privada de blockchain para empresas, productores y agricultores a través de AgriDigital que elimina intermediarios, han conseguido que los productores vendan su cosecha de trigo y cobren de inmediato y sin riesgos para ninguna de las partes.

Pago con bitcoins

La versión original y más popular de blockchain, los bitcoins, empieza tímidamente a acercarse a algunas cadenas de restauración multinacionales. Desde 2017, ya puedes pagar con bitcoins los bocadillos en algunos locales de Subway y hay rumores de que en 2018 McDonalds también aceptará el pago en esta moneda.

Otro modo de empleo de este sistema se refiere a las relaciones con las personas y a garantizar sus derechos, en línea con lo comentado anteriormente sobre la ongs. 

Respeto a los derechos de los trabajadores

Para muchas grandes compañías internacionales resulta complicado asegurar que todas las personas que trabajan, directa o indirectamente en la fabricación de sus productos, lo hacen bajo unas condiciones adecuadas, sobre todo en los países menos desarrollados. Por esta razón, Coca-Cola ha lanzado un proyecto basado en blockchain con el que creará un registro fiable de trabajadores que servirá para detectar e impedir el trabajo forzado y el trabajo infantil en las plantaciones de azúcar de su cadena de suministro en más de 28 países para 2020.

Todos estos ejemplos aventuran una larga vida para los sistemas blockchain y un futuro cercano a la utopía, en el que los intercambios de valor se vuelven seguros en entornos
hasta ahora cargados de desconfianza y múltiples intermediarios.

Esther Veguillas
Marketing Manager